Comunidad FAHU celebra el Premio Nacional de Historia obtenido por el académico Julio Pinto

 MG 9156

Muestras de orgullo transversal entre directivos, académicos, funcionarios y estudiantes de la Facultad de Humanidades, concitó la adjudicación del Premio Nacional de Historia 2016, al destacado formador e historiador de nuestra Unidad Mayor, Julio Pinto Vallejos reconocido por su prolífico trabajo historiográfico, a través del cual ha liderado el rescate del mundo social, posicionándolo en un lugar central dentro del análisis disciplinario.

Hubo consenso generalizado en que el reconocimiento hace justicia al enorme aporte que el investigador ha realizado durante décadas, formando a generaciones de historiadores protagonistas de su tiempo, y con fuerte espíritu crítico. 

Comunicaciones Facultad de Humanidades - Texto, Fernando Abarca / Imagen, Antonio Hernández.

“No considero este Premio como un reconocimiento personal, porque lo que yo he hecho en esta Universidad a lo largo de 36 años, el trabajo historiográfico y editorial, es parte de un proyecto colectivo que tiene que ver con lo que ustedes conocen como Nueva Historia Social, con el necesario nexo entre la labor académica y la intervención política y social. Tiene que ver con formar profesores, profesoras, historiadores, historiadoras que tengan una visión más comprometida con su quehacer, y creo que en este espacio, en la Universidad de Santiago, eso se hace y por eso me he quedado aquí, por eso es mi Universidad".

"Insisto, este reconocimiento es a toda la labor que se viene haciendo hace mucho tiempo. Les dedico este premio a mis colegas de la Universidad de Santiago, al cuerpo administrativo sin el cual esto no funcionaría, y a todos mis estudiantes”.

Fueron las palabras del Dr. Julio Pinto Vallejos, en el homenaje rendido por sus alumnos este jueves 25 de agosto, en las II Jornadas de Estudiantes de Historia Clotario Blest, solo días más tarde de conocerse su designación como flamante Premio Nacional de Historia 2016, galardón que emocionó a todo el Plantel, en especial a la Comunidad de la Facultad de Humanidades (FAHU).

Primer Premio Nacional de la UdeSantiago

Con la modestia que lo caracteriza -según lo describen gran parte de sus colaboradores en el Departamento de Historia de la Universidad de Santiago- recibió el Dr. Julio Pinto, de voz de la Ministra de Educación Adriana Delpiano, la noticia que lo consagraba como el Premio Nacional de Historia 2016. Reconocimiento basado en su extenso aporte a la historiografía nacional a través del rescate del movimiento obrero y un recorrido meticuloso y prolijo por las grandes transformaciones políticas y sociales que han permeado al país.

La comunidad FAHU celebró con entusiasmo este enorme logro que trasciende a nuestra Unidad Mayor, dado que el Dr. Pinto es el primer académico en la historia de Universidad de Santiago que recibe un galardón de tal envergadura. 

Un gran historiador, un pionero

Las reacciones no se hicieron esperar. El Decano de la FAHU, Dr. Marcelo Mella, aseguró que esta distinción “es un reconocimiento a la trayectoria y capacidad del profesor Julio Pinto, como formador de generaciones de profesionales de las Humanidades y las Ciencias Sociales”.

En ese sentido, la autoridad no ocultó su orgullo afirmando que el Premio otorgado al Dr. Julio Pinto hace justicia a su producción intelectual, y por extensión también recae en el Departamento de Historial al cual pertenece y por cierto a la Facultad de Humanidades.

“El Premio Nacional es un reconocimiento a Julio Pinto, pero también para la comunidad de la Facultad. Refleja el alto nivel de académicos que tenemos en nuestra Universidad. Este galardón es un hecho importante dentro de la historia de nuestro Plantel porque es el primero, pero no tengo duda que con los académicos que se han incorporado y el nivel que hoy existe, vendrán otras distinciones en el futuro de esta categoría”, reflexionó.

Por su parte, la Vicedecana de Investigación y Postgrado, Dra. Cristina Moyano, describió al Dr.
Pinto como “
un académico brillante, comprometido con la educación pública, laica y promotor de la movilidad social”.

Sobre la obra del académico, destaca que ésta parte de la importantísima premisa de que “el historiador debe ser un sujeto que cuestiona su tiempo, que está permanentemente interpelado desde su presente a hacerse preguntas sobre los procesos que le interesan como investigador y ciudadano".

Complicidad que la académica valora pues con su riguroso trabajo disciplinario, el historiador “es un actor comprometido con las transformaciones para una sociedad más justa, democrática, tolerante e inclusiva”.

Para el Vicedecano de Docencia, Dr. Jorge Rueda, la distinción al Dr. Pinto es  un reconocimiento que hace justicia a su sólida a trayectoria dentro de la historiografía chilena, a la que ha aportando un nuevo enfoque. “Cuando Julio Pinto comienza su desarrollo como investigador, instala ciertos temas de los que la historiografía tradicional no se había preocupado Por lo tanto, es un pionero respecto a  lo que significa refocalizar nuevos sujetos históricos y metodologías”.

Contribución que -destaca el Dr. Rueda- ha servido para otras disciplinas.  “Los mismos estudios literarios han incorporado categorías referidas al mundo popular, a sectores marginales de la sociedad, acercándose y haciendo hablar a los mismos sujetos”, expresó.

La Secretaria de Facultad, Dra. Margarita Loubat, resaltó, por su parte, la excelencia profesional del Dr. Julio Pinto, cuyo premio “entrega un enorme prestigio y  corona la inserción de  las Ciencias Sociales en nuestra Universidad, que tradicionalmente ha sido formadora de ingenieros”.

Departamento de Historia

“Creemos que es un galardón que Julio Pinto merece dada su dilatada trayectoria, particularmente en el Departamento de Historia de la Universidad de Santiago. Ha sido docente en pre y postgrado, por lo tanto ha formado pedagogos, licenciados, maestros y doctores en historia”, sostuvo entusiasmado el Director del Departamento de Historia, Dr. Igor Goicovic.

La autoridad relevó la prolífica producción historiográfica del Dr. Pinto, que ha tenido ramificaciones a través de diversas publicaciones en revistas de prestigio internacional y en obras que en la actualidad son de  imprescindible consulta, como  “Historia Contemporánea de Chile” (1999  2002),  “¿Chilenos todos? :la construcción social de la nación (1810-1840)” (2009o “Desgarros y utopías en la pampa salitrera: la consolidación de la identidad obrera en tiempos de la cuestión social (1890-1923)” (2007), por lo que “·mirado desde esa perspectiva, la asignación del premio a Julio Pinto es merecidísima”.

Finalmente, el Dr. Goicovic manifestó que con el logro del Dr. Pinto también se aprecia la labor de  los  académicos del Departamento de Historia. “Los aportes que hace la comunidad científica de nuestro Plantel han sido valorados precisamente a través de este Premio”, declaró.

No muy distinta es la visión del Director electo del Departamento de Historia, Dr. Hernán Venegas, quien definió la figura de Julio Pinto como un personaje importante dentro de la historiografía nacional “no sólo por abordar aspectos y actores subordinados en la historia tradicional, sino también porque desde el punto de vista metodológico, narrativo y sus perspectivas de análisis ha ayudado a transformar la forma de hacer historia en Chile”, opinó. 

“El Premio viene a reconocer su contribución a la disciplina histórica y, por esa vía, contribuye  a legitimar los logros de la historia social, particularmente al otorgar espacio en esa narrativa a los actores excluidos de la interpretación tradicional acerca de la construcción de nuestra nación”, subrayó el académico.

Estamento funcionario

 “Creo que es lo mejor que le pudo haber pasado, porque realmente se lo merece. El Dr. Julio Pinto es un gran maestro, historiador y excelente persona”, destacó la secretaria de Dirección  y de Postgrado del Departamento de Historia, Pía Acevedo, quien describió, en un plano más  personal al connotado académico como “un caballero a la antigua, muy educado, respetuoso, cercano y cariñoso”.

Por su parte Germina Peñaloza, actual Jefa Administrativa de esa unidad, subrayó la nobleza del Premio Nacional de Historia 2006, quien definió como “muy humano, preocupado de todo el personal administrativo. Cuando supimos que ganó el Premio, estábamos todos muy contentos y orgullosos, porque lo sentimos como un reconocimiento también para nosotros y para el Departamento de Historia”, puntualizó.

 

 

 

Texto publicado el jueves 25 de agosto de 2016